Mostrando entradas con la etiqueta Penal.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Penal.. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de febrero de 2016

Delito contra la sustracción de menores. Negativa al restituir al menor.

Delito de sustracción de menores del artículo 225 bis.2.2ª del Código Penal. Negativa a restituir al menor. El hecho de que ambos progenitores compartiesen la guarda y custodia de los menores no implica que no concurran los elementos del tipo.

15 Feb, 2016.- Aquellos supuestos donde quien verifica la conducta de sustracción o de negativa a restituir al menor es uno de sus progenitores, cuando las facultades inherentes a la custodia del menor han sido atribuidas legalmente al otro progenitor o a alguna persona o institución en interés del menor, resulta necesario prever una respuesta penal clara, distinta del delito de desobediencia genérica, así como prever medidas cautelares en el ámbito civil que eviten las sustracciones o retenciones ilícitas de menores. 

Por ello el legislador en relación con el tipo básico del apartado 1, referido a la sustracción por el progenitor sin causa justificada de su hijo menor, asimila a aquella acción la retención en el apartado 2.2º.


miércoles, 3 de febrero de 2016

El delito de abandono de familia.

El llamado delito de abandono de familia, que se produce cuando uno de los cónyuges se va del domicilio familiar y teniendo la obligación contribuir al cuidado y la alimentación de sus hijos y de su cónyuge, deja de hacerlo. 

Un cónyuge puede no volver nunca mas a la casa, pero si continúa contribuyendo a su mantenimiento es muy difícil que un juez estime que existe abandono. Aunque será responsabilidad del denunciado probar que ha estado cumpliendo con su obligación de pagar.

Tampoco será considerado abandono si en un plazo de 30 días, el cónyuge que se ha ido presenta una demanda de nulidad, separación o divorcio, rigiéndose todo a partir de ese momento en ese proceso judicial.

¿Qué hacer en caso de abandono?

martes, 2 de febrero de 2016

Decálogo de buenas prácticas de asistencia al detenido.

Cuando se produce una detención por un presunto delito, todos los ciudadanos tienen una serie de derechos que hay que respetar. Sin embargo, no siempre la policía cumple rigurosamente la aplicación de estos derechos, y por ello, el abogado que nos represente, se enfrenta a una serie de situaciones que no se pueden permitir. Para ello, existen una serie de directivas que regulan estas actuaciones, y que aunque a veces la propia policía nos ponga cara de "poker" cuando se las recordamos, están para que se cumplan.

A continuación, exponemos el decálogo que todo abogado debe conocer y aplicar:

lunes, 11 de enero de 2016

Argumentos de defensa en juicio alcoholemia.


En primer lugar, es preciso recalcar que el % de condenas en este tipo de procedimientos ronda el 95% de los casos. Es decir, que sólo un 5% de los casos en los que no nos conformamos y procedemos seguir adelante, alcanzan buen puerto para el cliente. Por lo cual, la primera conclusión, en este tipo de procedimientos es siempre aceptar la conformidad con el fiscal en el juzgado de guardia y reducir la pena los máximo posible llegando a un acuerdo, y evitar la dilatación del proceso al cliente y peores consecuencias, ya que finalmente no tendrá éxito. Cualquier abogado del turno de oficio de penal, o abogados que gestionen gran cantidad de este tipo de procedimientos podrá confirmar este extremo.

Pero si llegado, el caso, decidimos continuar y preparar nuestro escrito de defensa y continuar con el procedimiento, estos serían los principales argumentos a usar a modo general:

Los juicios rápidos de alcoholemia.

Los juicios rápidos son los tipos de procedimientos judiciales que se utilizan para juzgar aquellos delitos cuyas penas no exceden a los 5 años de prisión y son puestos en conocimiento del juzgado a través de un atestado policial. Por tanto, los delitos por alcoholemia son el mayor ejemplo de los delitos que se tramitan mediante el denominado juicio rápido.
Los agentes de la autoridad pasan el expediente de la multa por alcoholemia al juzgado y el juzgado tramita el expediente como juicio rápido por alcoholemia, a pesar de que, como veremos ahora, si no hay conformidad con la pena que pide el ministerio fiscal, los juicios rápidos se convierten en procedimientos normales y el asunto se puede alargar hasta los dos años (aunque siempre será menos que un procedimiento penal normal).

martes, 23 de octubre de 2012

Criterios para condenar y quebrar la presunción de inocencia sin pruebas en España.


Para entender lo sencillo que es hacer prosperar una denuncia falsa, es bueno que conozcáis cómo se puede quebrar la presunción de inocencia con el sólo testimonio del denunciante.

Es doctrina del TS que para que el testimonio de un denunciante sea suficiente para quebrar la presunción de inocencia, con una mínima actividad probatoria, es necesario que su testimonio cumpla con los siguientes criterios (ver sentencia del TS):


  • Ausencia de incredibilidad subjetiva, lo que excluye todo móvil de resentimiento, enfrentamiento o venganza (interés espurio)
  • Verosimilitud, que se da cuando las corroboraciones periféricas abonan por la realidad del hecho.
  • Persistencia y firmeza del testimonio. — ¿Qué pasa con la credibilidad?.

domingo, 20 de mayo de 2012

Las deudas del juego. Responsabilidad legal y el papel de los casinos.

EN RELACIÓN AL PATRIMONIO FAMILIAR. DIFERENTES CASOS. GANANCIALES O SEPARACIÓN DE BIENES.
Si el matrimonio está casado en bienes gananciales, el código civil dice que los bienes gananciales no responden de las deudas del juego. Pero muchas veces  si esas deudas se adquieren porque la gente no coge el dinero de su casa para jugar sino que pide préstamos, hipotecas, etc. Esa deuda, aunque sea de juego, frente al banco, frente a terceros, es exactamente lo mismo y el patrimonio familiar va a responder si están casados en bienes gananciales.
Si están en separación de bienes y el cónyuge no jugador ha firmado también esas pólizas de crédito o esos préstamos va a responder también. Si no los ha firmado, no. Irá solamente contra el patrimonio de la persona. 
Si la pareja se separa da igual porque los patrimonios están separados. En los convenios, cuando hay una separación por deudas de juego, lo que a veces se hace es un inventario y que el no jugador se quede, por ejemplo, los bienes, y el jugador se quede las deudas. Aparte se alega que son deudas de juego para que no puedan ir en contra del patrimonio del no jugador.

FALLECIMIENTO DEL LUDOPATA CON DEUDAS. ¿COMO AFECTA A HIJOS O HEREDEROS?
Se puede renunciar o aceptar sólo a beneficio de inventario. La herencia es el activo menos el pasivo, es decir, lo que se tiene menos lo que se debe. La opción que le queda a esos herederos es aceptar a beneficio de inventario, es decir, que se paguen todas las deudas y lo que quede, lo cojan.
¿LA FAMILIA PUEDE CONTROLAR LOS PRÉSTAMOS QUE EL JUGADOR PIDA A TERCEROS?
No puedes controlarlo. Tú has pedido ese dinero y lo tienes que devolver. La familia, en principio, salvo que la enfermedad ya sea detectada e incluso se haga un procedimiento de prodigalidad o de incapacitación, es decir, que esta persona no pudiera administrar su dinero y cualquier cosa que hiciera económicamente se podría decretar nula. Pero, en principio, si esa persona no tiene ningún impedimento para manejar el dinero, no se puede hacer nada.
PROCESO DE INCAPACITACIÓN DEL JUGADOR PATOLÓGICO.
 Se tiene que demostrar al juez que esa persona está malgastando todo el patrimonio, que se lo gasta en juego y que está endeudando a la familia y que, por tanto, carece de capacidad para gestionar el dinero. Y a efectos de proteger a la familia, se solicita una declaración de prodigalidad. Se le declara pródigo y entonces no puede administrar sus bienes. El procedimiento es ir a un juzgado, demostrarle al juez lo que está ocurriendo, llevar a los familiares, llevarle la documentación de todo lo que haya hecho y el juez, si ve que realmente puede poner en peligro el patrimonio familiar, impedirle que maneje el dinero.
EN CASO DE QUE EL LUDOPATA ROBE EN SU TRABAJO. ¿QUÉ SUCEDE?
Robar es un delito. Y robar en el trabajo es un delito más grave todavía porque está el agravante de abuso de confianza, sobre todo, si está robando porque el ludópata tiene la confianza de su jefe: que le haya dejado a cargo de la caja registradora o a cargo de un dinero. El jefe ha depositado una confianza en la persona y si encima le estás robando eso sería una apropiación indebida con el agravante de abuso de confianza. Lo que procede es el despido inmediato del trabajador y la denuncia porque el empresario lo puede despedir, pero si la persona está enferma al próximo para el que trabaje le va a hacer lo mismo. Muchas veces los empresarios son muy buenas personas y lo que hacen es despedirlo, pactan que les devuelvan lo que les han robado y ya está. Pero legalmente lo que han cometido es una apropiación indebida que está penado con cárcel.
¿ROBAR SIENDO LUDOPATA ES UN ATENUANTE?
Es un atenuante. Lo que pasa es que se necesita demostrarlo. Tiene que estar diagnosticada por un médico forense. Pero en ningún momento quita la voluntad. No es un eximente. No va a quitar la responsabilidad simplemente si una persona reconoce que tiene una enfermedad, que se somete a un tratamiento de rehabilitación y esto se lo dice al juez. Es una analógica, es decir, entre el arrepentimiento, el reconocimiento, el que el médico forense certifique que no solamente tiene una ludopatía sino que tiene predisposición a rehabilitarse, el juez lo toma en cuenta para rebajar un poco la pena.
¿PERO ES NECESARIO QUE EL ENFERMO ESTÉ EN PROCESO DE REHABILITACIÓN?
Si el médico forense certifica que la persona tiene una adicción al juego es porque está sometida a un programa de rehabilitación y alguien va a decir que esta persona está en ese tratamiento, presenta unas conductas, unas características, etc. Así es como se puede ver porque eso no se mide. La droga sí que se mide porque el sujeto se hace un análisis. La ludopatía es una serie de conductas. Para que se atenúe la responsabilidad, dado que no hay una eximente específica de ludopatía y sí que la existe por estar bajo los efectos de las sustancias tóxicas, se tiene que ir a la analógica, es decir, a circunstancias parecidas: puede ser el trastorno de querer jugar conjugado con el arrepentimiento y con la reparación del daño. Coger todos esos factores para atenuar la pena.
 LA RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LOS CASINOS.
La responsabilidad social que defienden las empresas destinadas al juego de azar, va dirigida a generar en la comunidad una cultura sana del juego

A desarrollar una industria del entretenimiento destinadas al sano esparcimiento, a facilitar a los potenciales clientes el aprendizaje en la detección de los riesgos de participar en los juegos de azar sin la debida responsabilidad, a comunicar debidamente a los clientes las verdaderas características del juego en la vida de las personas, y a comunicar a la población que no todas las personas están en riesgo de convertirse en adictos, ya que la ludopatía se presenta en porcentajes muy bajos teniendo en cuenta al conjunto de la sociedad, ya que ésta suele ir asociada a otros trastornos de la personalidad.
La industria del juego, por tanto, se ha comprometido con el juego responsable, en otras palabras, está llevando una gestión responsable del juego, teniendo como objetivo la promoción del juego, pero minimizando el daño entre los consumidores. Todo esto pasaría por diseñar un entorno de juego no adictivo, proteger a los menores y a las personas en riesgo, identificando a los jugadores problemáticos para tratarlos adecuadamente y poder derivarlos a los recursos asistenciales adecuados.
En referencia al entorno de juego no adictivo, LOS OBJETIVOS SERÍAN restringir el número de lugares de juego, fijar límites a las apuestas, establecer una demora en el cobro de los premios para evitar los calentones, controlar el consumo abusivo de alcohol y publicitar el juego responsable y los lugares destinados al tratamiento del juego patológico.
Para PROTEGER A LOS MENORES Y A LAS PERSONAS VULNERABLES, pasaría por verificar la edad y establecer una posibilidad de autoexclusión, evitando una publicidad de forma engañosa o que esté orientada a los jóvenes.
Para la IDENTIFICACIÓN DE LOS JUGADORES PROBLEMÁTICOS, se requiere la formación especializada de los empleados de los lugares de juego o de las casas de apuestas. Asimismo, es fundamental que el personal de los lugares de juego adopte un papel proactivo en la identificación de los jugadores problemáticos en función de la frecuencia de las visitas, gastos de dinero, conductas antisociales, reacciones emocionales negativas, etc., y derivarlos a los recursos asistenciales, y no tener un papel meramente reactivo, que sería cuando reaccionan ante un incidente que ya ha surgido.
ESTABLECER LOS OBJETIVOS DEL JUEGO RESPONSABLE.

Establecer los objetivos del juego responsable en los cibercasinos o en las casas de apuestas online tiene sus dificultades añadidas.


Y es que Internet facilita la exposición al juego a personas que de otra forma no podrían acceder a las apuestas, hace más difícil la protección de los menores, está disponible las 24 horas del día, lo que hace que el ansia de juego se pueda satisfacer inmediatamente, hace que el juego sea una actividad solitaria y anónima, con lo que se produce una satisfacción rápida e instantánea, y como el dinero que se utiliza es virtual, los controles inhibitorios personales se derrumban mucho más fácilmente.
Teniendo en cuenta todo lo anterior, los retos del juego online respecto a la forma responsable del juego serían la verificación de la edad, aunque sea indirectamente restringiendo el método de pago a las tarjetas de crédito, establecer límites de gasto y tiempo jugando, además de ofrecer la posibilidad de autoexclusión y efectuar pausas obligatorias entre apuestas.
Para terminar, el objetivo del juego responsable necesita de unos estudios previos que no se han realizado todavía, ya  que no se puede definir el juego responsable como lo que no es el juego patológico.
A un nivel preventivo, se pueden establecer pautas para fomentar el juego responsable en adolescentes que aún no han entrado en contacto con el juego, sobre todo en el contexto escolar, llevando a cabo programas de educación para la salud.
En un nivel terapéutico, el juego responsable no es un objetivo válido para los ludópatas propiamente dichos, pero sí que puede serlo para los jugadores problema que aún no han  llegado al nivel de la ludopatía y que tienden a aceptar mejor este juego responsable que la abstinencia total.
En cualquier caso, esta labor de concienciación se debe realizar en conjunto por parte de todas las partes implicadas y con la colaboración de todos los entornos donde se mueve el jugador problemático, aunque no deja de ser curioso que esta iniciativa haya surgido en muchos casos por parte de los establecimientos y empresas que se dedican al sector del juego, ya sea en su modalidad online o presencial.

domingo, 22 de abril de 2012

Esquemas procesales penales.

Completo conjunto de esquemas procesales penales españoles de fácil acceso y visualización. Enormemente didácticos. Comprende los procesos penales siguientes:

Apelaciones contra resoluciones del Juez Instructor / Ejecución de sentencias / Juicio inmediato de faltas / Procedimiento penal juicio ordinario / Juicio de faltas / Juicios rápidos / Procedimiento abreviado / Proceso Jurado / Recurso de apelación contra determinadas sentencias y autos / Recurso de casación / Recurso de queja / Súplica / Reforma / Revisión.





jueves, 13 de octubre de 2011

Derecho penitenciario. Regímenes, derechos, permisos y funcionamiento.


¿QUÉ ES LA CLASIFICACIÓN PENITENCIARIA?
Es el instrumento a través del que se articula el régimen penitenciario o tratamiento que se dispensa al interno con el principal objetivo de su reinserción social.
La propuesta de clasificación se formula por la Junta de Tratamiento en el plazo de 2 meses desde la recepción de la sentencia.
La resolución que determine la clasificación se dictará en principio por el Centro Directivo (establecimiento penitenciario) en el plazo de 2 meses desde la recepción de la propuesta de la Junta de Tratamiento.
En el caso de condenas de duración inferior a 2 años, si la propuesta de clasificación de la Junta de Tratamiento es unánime, será considerada como resolución salvo que la propuesta sea para el primer grado.
La resolución que en su caso emita el Centro Directivo puede recurrirse ante el Juez de Vigilancia Penitenciaria y si es emitida por la Junta de Tratamiento podrá recurrirse ante el Centro Directivo.
Los enfermos muy graves e incurables pueden ser clasificados directamente en el tercer grado si no son peligrosos.
La clasificación debe revisarse cada 6 meses y si la del primer grado se reitera o el interno lleva cumplida la mitad de su condena en el segundo grado, puede solicitar que la próxima propuesta de clasificación la emita la Central Penitenciaria de Observación.
En cualquier caso, un abogado podrá ofrecer asesoramiento sobre todas las cuestiones que se detallan a continuación a la vista de las especialidades que presente cada supuesto concreto.
LOS REGJÍMENES PENITENCIARIOS.
Pueden distinguirse los siguientes tipos de regímenes:
REGIMEN CERRADO. LOS PRESOS EN PRIMER GRADO.
Las circunstancias que pueden dar lugar a que un preso sea clasificado en primer grado son su peligrosidad o su falta de adaptación a los regímenes ordinario y abierto.
En este régimen existen dos modalidades:
  • La vida en departamentos especiales: Para los que hayan promovido o se hayan visto implicados en alteraciones muy graves del orden en el centro que hayan puesto en peligro la vida o la integridad de los funcionarios.
  • La vida en centros o módulos cerrados: Se prevé para los internos que no se adaptan a los regímenes comunes.
El primer grado se aplicará también a los detenidos y presos preventivos cuando sean considerados muy peligrosos.
El interno permanecerá en este régimen por el tiempo necesario hasta que desaparezcan o disminuyan las razones o circunstancias que motivaron esta clasificación y, en todo caso, será revisada a los 6 meses, salvo en los casos de los presos preventivos, que se revisará a los 3.
EL REGIMEN ORDINARIO. LOS PRESOS EN SEGUNDO GRADO.
Salvo que concurran circunstancias especiales que obliguen a clasificar a un interno en primer o tercer grado, normalmente será clasificado en segundo grado o régimen ordinario.
Este régimen también se aplicará a los penados sin clasificar, a los detenidos y a lospresos preventivos.
EL REGIMEN ABIERTO. LOS PRESOS EN TERCER GRADO.
Se configura como un régimen de semilibertad y dentro de él se puede distinguir entre el régimen abierto propiamente dicho y el régimen abierto restringido que se aplica cuando concurren determinadas circunstancias y se configura con el objetivo de ayudar al interno a buscar un medio de subsistencia para el futuro, siendo una situación intermedia entre el segundo y el tercer grado.
Debe señalarse que no es necesario pasar por todos los grados para alcanzar la libertad condicional y que una persona puede ser clasificada directamente en el tercer grado.
LOS DERECHOS DEL INTERNO EN EL CENTRO PENITENCIARIO.
Los derechos que asisten a los condenados internos en un centro penitenciario son:
LAS COMUNICACIONES.
Aunque los internos estén cumpliendo una condena no por ello se les puede excluir de forma abosluta de la sociedad y de su entorno. Así, se les permite mantener el contacto y las relaciones con las personas cercanas.
Por ello, salvo que se le incomunique por razones justificadas, el preso tiene derecho a comunicarse periódicamente, tanto de forma oral como por escrito, con sus familiares y amigos.
Existen varios tipos de comunicaciones:
Las comunicaciones orales
Los internos de primer y de segundo grado tienen derecho a 2 comunicaciones orales a la semana en los locutorios del centro, por su parte, los de tercer grado pueden comunicar las veces que lo deseen según les permita su horario de trabajo.
La duración mínima de estas comunicaciones será de 20 minutos y podrán comunicarse con el interno hasta 4 personas.
Las comunicaciones pueden suspenderse si existen razones para creer que se está preparando la comisión de un delito, o actuaciones para perturbar la convivencia o la seguridad del propio centro penitenciario o bien estas conversaciones no se desarrollan de forma correcta.
Las comunicaciones escritas
No existe limitación en cuanto al número de cartas que puede enviar o recibir un interno.
Las llamadas telefónicas
Sustituyen a las comunicaciones orales en los casos en los que los familiares residan lejos del centro o no puedan desplazarse a ver al interno.
También se permiten en los casos urgentes.
Fuera de estos dos supuestos, el interno no puede realizar ni recibir llamadas del exterior.
Las comunicaciones especiales
Comprenden el “vis a vis” o relaciones íntimas, las comunicaciones con familiares y amigos y las visitas de convivencia del cónyuge o pareja de hecho con los hijos menores de 10 años.
Las comunicaciones íntimas podrán tener lugar como mínimo una vez al mes y su duración oscilará entre 1 y 3 horas.
Pueden ser solicitadas por el preso quien debe acreditar una relación estable de, al menos, 6 meses de duración, y es posible tanto en el caso de parejas heterosexuales como homosexuales.
Las comunicaciones familiares también serán de una al mes como mínimo y su duración oscilará entre 1 y 3 horas.
Las comunicaciones de convivencia consistirán en una visita como mínimo al trimestre de al menos 4 horas de duración con un número máximo de 6 familiares.
Las comunicaciones con abogados, procuradores, autoridades y profesionales
Las comunicaciones con el abogado defensor no están sometidas a límites ni en su duración ni en su frecuencia.
Se celebran en locutorios especiales y no pueden ser suspendidas ni intervenidas salvo que exista una autorización judicial y en los supuestos de terrorismo.
Por su parte, las comunicaciones con notarios, religiosos y otros profesionales acreditados, deben ser solicitadas por el interno y ser autorizadas por la dirección del centro penitenciario.
LOS PERMISOS.
Pueden distinguirse los siguientes tipos:
Permisos extraordinarios
Se conceden en los casos de:
  • Fallecimiento o enfermedad grave de los padres, el cónyuge, los hijos, hermanos y aquellas otras personas íntimamente relacionadas con el interno.En el caso de los internos de primer grado es necesario que sean autorizados por el Juez de Vigilancia Penitenciaria.
  • Nacimiento de hijo: Sea éste matrimonial o no matrimonial.
  • Por motivos importantes.
  • Por consulta ambulatoria: Se concede a los penados en segundo y tercer grado y por un tiempo máximo de 12 horas.
Estos permisos no se conceden si existen circunstancias excepcionales ni si es posible obtener un permiso ordinario.
Deben ser autorizadas por el Juez de Vigilancia Penitenciaria en los casos de internos en primer grado, por el director del Centro si el interno es de segundo grado (salvo si excede de 2 días en cuyo caso será necesaria la autorización del Juez de Vigilancia), por el centro en el caso de internos en tercer grado y por la autoridad judicial de la que dependan a los presos preventivos.
Permisos ordinarios 
Tienen como finalidad preparar al recluso para su salida del centro penitenciario.
Es necesario que el interno haya cumplido al menos las tres cuartas partes de la condena, tener buena conducta, y el informe favorable del Equipo Técnico.
La duración máxima de estos permisos para los penados en segundo grado es de 36 días al año, 18 días en cada semestre, y para los penados de tercer grado, de 48 días al año, 24 en cada semestre. Por su parte, los penados de tercer grado disfrutarán de permisos de salida de fin de semana.
LA REDENCIÓN DE LAS PENAS POR TRABAJO.
Esta figura desaparece en el año 1.995 con la entrada en vigor del nuevo Código Penal pero mantiene su vigencia para los penados con anterioridad salvo que la aplicación de nuevo Código resulte más favorable al interno.
Para que opere la redención (o el perdón) el interno debe haber sido condenado porarresto mayor o superior (más de 7 fines de semana) y desarrollar un trabajo.
Se distinguen varios tipos de redención:
  • Ordinaria: Lo es por estudios o trabajo. El tiempo redimido será de 1 día por cada 2 de trabajo.
  • Extraordinaria: Por circunstancias especiales del trabajo y el rendimiento.
Este beneficio se pierde en los casos de fuga o intento de fuga y por acumular faltas graves y muy graves.
LA LIBERTAD CONDICIONAL.
Es otro de los derechos a los que puede acceder el condenado siempre y cuando se den las siguientes circunstancias:
  • El interno debe estar clasificado dentro del tercer grado.
  • Debe haber cumplido las tres cuartas partes de la condena impuesta, en algunos casos, con las dos terceras partes es suficiente.
  • Debe tener buena conducta.
  • Debe existir un dictamen favorable a la reinserción social emitido por los expertos que el Juez de Vigilancia penitenciaria estime convenientes.
El periodo de libertad condicional durará todo el tiempo que le falte al penado para cumplir su condena.
Si durante este periodo vuelve a cometer algún delito o no respeta las normas que se le hayan impuesto, la libertad condicional puede revocarse y el penado deberá regresar a prisión.
Para conceder la libertad condicional no será necesario que el penado haya cumplido las tres cuartas partes de la condena en los siguientes casos:
  • Mayores de 70 años.
  • Enfermos muy graves.
  • Enfermos incurables.

lunes, 10 de octubre de 2011

Los delitos contra la circulación.


La conducción de un vehículo, un coche o una motocicleta, puede dar lugar a la comisión de alguno de los delitos o faltas sancionados por el Código Penal.
Los delitos más destacados son los siguientes:
  • La conducción de un vehículo a motor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o bebidas alcohólicas. (Vea nuestro servicio de defensa legal en caso de alcoholemia).Si en estos casos Ud. se niega a someterse a las pruebas que en cada caso se establezcan para detectar este estado, como por ejemplo, la prueba de alcoholemia, podrá incurrir además en un delito de desobediencia grave sancionado con la pena de prisión de 6 meses a 1 año.
  • La conducción de un vehículo a motor de forma temeraria (sin respetar las señales ni los límites de velocidad, en dirección contraria, etc.) poniendo en peligro la vida de otras personas; podrá ser sancionado con la pena de prisión de 6 meses a 4 años y privación del permiso de circulación por un periodo de 1 a 10 años.
  • La colocación de obstáculos en las carreteras, derramar sustancias deslizantes o inflamables, destruir o cambiar las señales de tráfico, o cualquier otra acción que pueda causar un riesgo en la circulación, podrá ser sancionada con la pena de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 3 a 8 meses.
Por su parte, numerosas conductas no son constitutivas propiamente de delitos sino de faltas como por ejemplo, las lesiones o incluso el homicidio, si se ha cometido por imprudencia.