sábado, 25 de marzo de 2017

¿Se puede eliminar el plus responsabilidad de la nómina de un trabajador?

Lo primero que habría que saber de qué tipo de complemento se trata. Según el art.26.3 del Estatuto de los Trabajadores los complementos salariales, con carácter general, no son consolidables (lo que quiere decir que se tiene derecho a ellos mientras se den las circunstancias que los originen, como cobrar nocturnidad mientras se hagan horas nocturnas, etc), salvo pacto en contrario.
Dicho pacto en contrario puede venir dado por el propio convenio colectivo, si es un complemento regulado en el mismo, o en el contrato de trabajo o acuerdo concreto que se tenga con el trabajador (que a su vez habría quedado incorporado al contrato de trabajo).
Por tanto, si se trata de un complemento que se abona realmente por el desempeño de unas funciones y así ha quedado fijado bien en el convenio o bien en el contrato de trabajo/pacto individual (tanto por escrito o de palabra) con el trabajador no hay problema en “quitarlo” salvo que se haya pactado lo contrario.
Pero para ello, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones:


Es importante que quede claro que tal complemento está ligado a unas funciones pues en algunas ocasiones (normalmente si no queda claro en un documento por escrito) puede entenderse que ese complemento nada tiene que ver con las funciones, es decir, que se abona por razones diferentes o simplemente porque se ha pactado un mayor sueldo con un trabajador independientemente de las funciones que desempeñe (sucede a veces que se pacta con un trabajador un sueldo mayor al establecido en el convenio, y en un determinado momento ya no interesa seguir pagándolo y se quiere dejar de pagar).
Un ejemplo para aclarar los supuestos: imaginemos que se acuerda con un trabajador que por desempeñar las funciones de director de un centro de trabajo se le van a pagar 500 € al mes, pero no se pacta por escrito sino de palabra (que es igual de válido pero más difícil de probar), y que en la nómina aparece este concepto como “complemento salarial” (aunque parezca mentira esto es bastante frecuente, también se le suele denominar incentivos, gratificación, etc). Puede que llegado el momento de “quitarlo” haya problemas, puesto que a falta de pacto que aclare la naturaleza del concepto se puede pensar que es un mayor sueldo que se abona al trabajador y se tendría que demostrar el nexo entre funciones y concepto salarial para no seguir abonándolo. En cambio, aunque no haya pacto por escrito, si se denomina, p.e., “complemento funcional dirección” (o algo parecido), se ve más clara la relación.
En resumen, con carácter general se puede dejar de abonar si el complemento guarda relación con las funciones, sino también pero el trabajador os podría reclamar su pago.