martes, 20 de noviembre de 2012

Retención en nóminas. Respuestas a todas las dudas que se te puedan plantear.


Las retenciones de IRPF determinan cuanto dinero detrae Hacienda de nuestro salario para el posterior pago de la declaración de la renta. Se trata de un elemento importante que varía en función de los ingresos y la situación familiar. Es obligación del empresario su correcto cálculo, pero nunca está de más conocer su funcionamiento para comprobar que, efectivamente, la compañía lo está calculando como debe y evitar así posteriores sustos.


Con el cambio de año llega la actualización de los salarios con el IPC para unos y las subidas de sueldo pactadas para otros. Consecuentemente hay que recalcular la retención de IRPF que se practica en cada nómina. Los recientes cambios en el IRPF 2012 introducidos por el Gobierno de Rajoy dan cuenta de un aumento en los tipos aplicables, supuestamente de manera excepcional por los próximos dos años, esto es, 2012 y 2013.

Antes de nada, hay que recordar que la retención de IRPF no es más que un dinero que laAgencia Tributaria detrae del salario por medio de la empresa como anticipo de la cuota del impuesto que después habrá que pagar. Es decir, se trata de un capital que Hacienda retiene como previsión para evitar grandes sorpresas y desembolsos en la declaración de la renta.


La cuantía concreta de la retención de IRPF dependerá de varios factores:

  • Situación personal y familiar: esto incluye la situación conyugal, número de hijos al cargo y su edad y personas mayores o discapacitadas al cargo. Las bases liquidables sujetas a retenciones depende de todos estos datos, y más allá de toda explicación, lo que quiere saber todo asalariado son los montos a partir de los cuales se realizan las retenciones de la nómina. En este sentido, los montos mínimos de retención de la nómina son los siguientes: 

    nomina-irpf

  • Tipo de contrato: el tipo de contrato también influye en la retención que llevará a cabo la AEAT. Por ejemplo, los contratos temporales están sujetos a una retención menor, como los firmados con la segunda empresa.

  • Ingresos: los ingresos determinarán el tramo en el que nos encontramos y el tipo aplicable al mismo.  En este sentido, la tabla de retenciones de IRPF establece los siguientes tramos:
Para quienes quienes tengan dudas y deseen saber si la retención de IRPF que la empresa les aplica es correcta, la página de la AEAT cuenta con una sección específica sobre la retenciónde IRPF. Sin embargo, lo más útil es el programa de ayuda para su cálculo que se puede descargar y es muy fácil de utilizar.


Una vez descargado e instalado en el ordenador (está disponible para todas las plataformas) sólo hay que introducir los datos personales como lo haríamos en el modelo 145 de comunicación de datos al pagador. El programa de ayuda de la AEAT divide la información a introducir en cuatro sectores o pasos que habrá que seguir:

  • Datos personales: además de NIF y fecha de nacimiento, cuenta con un apartado para indicar la situación familiar y otro la situación laboral. Se puede acceder a una explicación de cada opción sólo con situar el puntero encima de la misma.

  • Ascendientes y descendientes: aquí habrá que añadir los datos de los hijos o ascendientes en caso de que sea necesario.

  • Datos económicos: hay que introducir la información de los ingresos empezando por el salario bruto anual (dinerarias y en especie) en la primera casilla. En la tercera casilla habrá que indicar las deducciones anuales como los pagos a la Seguridad Social, mientras que en el resto se incluirían hipotéticas pensiones al cónyuge o a los hijos.

  • Datos de regularización: indica el motivo por el que se vuelve a calcular la retención de IRPF. Una vez seleccionado habrá que indicar las cantidades satisfechas antes de las regulación y después.

  • Resultados: por último sólo hay que ‘pinchar’ en la pestaña de resultados para que el programa calcule cuánto debe retenernos la empresa.


En fin. La Agencia Tributaria llega a cualquier lado, hasta a nuestras nóminas

HOJA DE EXCEL PARA CALCULAR LA RETENCION IRPF 2012


¿PUEDO SOLICITAR QUE NO ME RETENGAN NADA DE IRPF EN LA NÓMINA PARA LUEGO PAGARLO EN LA DECLARACIÓN?
No, no es posible. El pago a cuenta es una obligación legal, que permite al estado financiarse para poder pagar los gastos ordinarios de funcionamiento. Los saldos finales que se obtienen por las declaraciones sirven para hacer el cierre contable, pero la mayor parte de los pagos ya fueron hechos.
De no existir la obligación del pago de impuestos no dispondríamos por tanto de eso tan caro pero tan efectivo como disponer de un "estado".

¿PUEDO SOLICITAR QUE ME BAJEN EL TIPO DE RETENCIÓN?
La respuesta está clara; Sigue siendo No. Ahora bien, expliquemos algunas cosas y maticemos.
El porcentaje de retención que te aplican en la nómina es resultado de un cálculo establecido en el Reglamento del IRPF en función de tus retribuciones y de tu situación personal y familiar. Dicha situación la habrás comunicado a la empresa al inicio de la relación laboral mediante el modelo 145, incluso es posible que al inicio de cada año, costumbre bastante extendida en los departamentos de recursos humanos de las empresas. 
Por tanto, si el cálculo lo han hecho correctamente, no es posible solicitar un tipo de retención inferior ya que la empresa te está aplicando lo que Hacienda le exige reglamentariamente.

"No he comunicado mi situación personal y familiar a la empresa"
Hazlo cuanto antes. La falta de comunicación de las circunstancias personales y familiares, determinará, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 88.2 del Reglamento del IRPF, que la empresa aplique el tipo de retención correspondiente sin tener en cuenta dichas circunstancias. Por tanto, descarga el modelo 145 de la página web de Hacienda, rellénalo y entrégalo firmado a la empresa exigiéndoles que te devuelvan una copia firmada con fecha de acuse de recibo.

"En su día entregué el modelo 145, pero mi situación personal y familiar ha cambiado desde entonces"
Siempre que tengas alguna variación en tu situación personal o familiar debes efectuar una nueva comunicación a la empresa mediante el mismo modelo 145. Entrégalo cuanto antes (ten en cuenta que tienes un plazo de 10 días para comunicar variaciones en tu situación personal y familiar que pudieran suponer un mayor tipo de retención). La empresa deberá recalcularte el tipo de retención en la primera nómina posterior a la comunicación, siempre y cuando resten, al menos, cinco días para la confección de la nómina, si bien en estos casos la empresa también tiene la opción de regularizar al comienzo del trimestre natural siguiente, salvo en octubre, noviembre y diciembre en que deberá hacerlo respecto de las comunicaciones realizadas en dichos meses (leer regularización ¿cuándo?).

"Me han calculado mal el tipo de retención"
Si estás convencido de que efectivamente te han calculado mal el porcentaje (ten cuidado, hay que ser un experto para calcularlo en según qué nóminas), debes comunicárselo a la empresa para corrijan el error de inmediato. Si te dicen que van a esperar a hacer la regularización trimestral del IRPF, coméntales que los errores no son causa de regularización y que, si ha sido un error imputable a la empresa, deben aplicarte el tipo correcto desde el mismo momento en que se percaten del error.

“Me están aplicando un tipo de retención que yo solicité y que era superior al que me correspondía”
La solicitud de un tipo de retención superior al que reglamentariamente le corresponda al trabajador no es de ilimitada aplicación en el tiempo, sino que se aplicará mientras no le corresponda otro tipo reglamentario superior o renuncie al solicitado, debiendo entender que si el trabajador solicita un nuevo tipo de retención aunque sea inferior al solicitado con anterioridad, se produce la renuncia simultánea a éste.

¿CUÁL ES LA RETENCIÓN MÍNIMA PARA SALARIOS INFERIORES A 22.000 euros?


Calcular el tipo de retención de los rendimientos del trabajo es bastante complejo porque depende de varios conceptos,digamos que no un % fijo, como ocurre a diferencia del IRPF en los rendimientos de actividades económicas. Su regulación se encuentra en Reglamento del IRPF, artículos 80 y 86.
También es importante aclarar que de todas formas que te retengan más no supone un problema, dado que luego se regulariza con la declaracion de la renta y si te han retenido de mas, te lo devolverá hacienda, eso si 1 año después.

Pero ¿Si gano menos de 22.0000 euros y estoy exento de declarar, puedo pedirle a la empresa que declare el 4 % ?

No, no se puede solicitar la reducción de la retención a la empresa, ya que aunque tu estés exento la empresa no, Hacienda también obliga al empresario a retener en función del salario que le va a pagar al trabajador y sus condiciones familiares. Por tanto no puedes hacer que la empresa te retenga por debajo de lo que le exige la ley, ya que de hacerlo se le puede sancionar.


¿EN QUÉ CASOS PUEDO PEDIR A MI EMPRESA QUE ME RETENGA MENOS EN LA NÓMINA?

La ley establece el tipo mínimo de retención
, y normalmente no podemos solicitar que nos apliquen un tipo inferior aunque sí puedes solicitar a la empresa que te aplique un tipo de retención superior. Esto se suele hacer en los casos en los que se perciben rentas de más de un pagador, ya que en esas situaciones las rentenciones siempre son más bajas de las que correspondería si sólo tuvieras uno.
 Aún así, debes saber que:

También puedes solicitar a la empresa que te retenga 2 puntos menos, pero SÓLO si estás pagando tu vivienda habitual con financiación y tienes derecho a aplicar la deducción por adquisición de vivienda en la Renta, siempre y cuando tus rendimientos sean inferiores a 33.007,20 euros anuales (hasta enero esta cantidad estaba fijada en 22.000 euros).


De esta forma amortiguas un poco la subida de tipos impositivos y no notarás tanto el incremento de las retenciones en tu nómina mensual.

Pero no olvides que, al fin y al cabo, las retenciones son un pago a cuenta del Impuesto de la Renta, por tanto lo que te retengan de menos supone a posteriori una menor devolución en tu declaración final. Y si tu declaración no te sale a devolver, porque tienes otro tipo de rentas o tienes 2 pagadores, solicitar que te retengan menos será un diferimiento del pago de tu impuesto final.

Pero ¿para que anticipar el pago del impuesto si puedo diferirlo? Salvo que quieras financiar al Estado, sin cobrar un céntimo de intereses, solicita la menor retención si tienes derecho a ella y ya rendirás cuentas al final con el fisco cuando toque el año próximo.

¿Cómo solicito a la empresa que me retenga menos por la deducción por vivienda?

Para solicitar la reducción de los dos puntos de retención sólo hay que rellenar el modelo 145 y rellenar el apartado 5 correspondiente a los pagos de la vivienda habitual con financiación ajena.
Este mismo modelo sirve para comunicar cualquier variación de nuestra situación personal o familiar que influya en el cálculo de las retenciones.

¿Cómo calculo la retención que me tiene que aplicar la empresa en la nómina?

En el cálculo de la retención hay que tener en cuenta la situación personal y familiar de cada uno. Por tanto, influye:
  • Si estás casado y tu cónyuge tiene rentas superiores a 1.500 euros anuales o no
  • El número de hijos que tienes y su edad
  • Si tienes algún ascendiente (padre o abuelo) conviviendo con vosotros que gane menos de 8.000 euros anuales y por tanto, te dé derecho a deducción en la Renta.
  • Si tienes tú o alguno de tus hijos alguna minusvalía.
  • El tipo de contrato

    Pero no te preocupes, no te voy a dar una clase práctica de cómo se calculan las retenciones del trabajo, pues habiendo herramientas informáticas que lo hacen ¿para que nos vamos a complicar la vida? Lo mejor es usar el programa de cálculo de retenciones que tiene la Agencia Tributaria colgado en su página.


¿QUÉ SUCEDE SI HE TENIDO DOS PAGADORES?

Este caso le ocurre a muchas personas, ya que hoy en día es muy común haber trabajado en dos o más empresas en un mismo año. O bien que hayamos estado unos meses trabajando y otros en el paro, ya que la prestación de desempleo también se incluye en la declaración de la renta, y supone un pagador diferente de la empresa en la que se trabajaba. Otra caso es que la empresa en la que trabajemos haya cambiado de CIF, ya que también supone que haya 2 pagadores.
Por ello muchas personas al realizar su declaración de la renta se han llevado una sorpresa, puesto que la prestación por desempleo apenas incluye retención de IRPF, o si la incluye es del 2%.
En este sentido, los contribuyentes que cuenten con más de un pagador están sujeto a una normativa diferente a la hora de establecer quienes deben hacer la declaración de la renta. 
De esta forma, si el límite general es de 22.000 de ganancias salariales, este se reduce a 11.200 euros anuales para los contribuyentes con más de un pagador, siempre y cuando el segundo y posteriores, superen los 1.500 euros. Por ejemplo: una persona que haya trabajado hasta marzo de 2012 en una empresa y a partir de entonces en otra estará obligado a declarar si en total ganó más de 11.200 euros y percibió de la segunda más de 1.500 euros.
Una de las preguntas más habituales y también una de las quejas más generalizadas es que cuando hay un segundo pagador de por medio casi siempre es obligatorio declarar y con un resultado negativo.  Aunque en un principio pueda parecer algo aleatorio, lo cierto es que esta configuración tiene su lógica y esta se basa en cómo está estructurado el IRPF. La declaración de la renta es un impuesto progresivo, que aumenta su gravamen cuando mayor es la renta del contribuyente en función de unas tablas de IRPF que Hacienda publica todos los años.
El problema reside en que cada pagador realiza el cálculo de la retención de IRPF en función del salario que paga al trabajador de forma individual y no en su conjunto. Así, suele ocurrir que al sumar dichos salarios la retención o la escala del IRPF debía ser mayor. Por eso mismo, muchas veces el resultado del IRPF es a pagar cuando hay más de un pagador.
Es decir lo que sale “a pagar” es lo que se debería haber pagado cada mes mediante las retenciones si el tipo de retención hubiera sido el adecuado.
Con lo cual esa persona pagará lo mismo que otra persona en las mismas circunstancias personales y familiares y  con el mismo salario ANUAL.