lunes, 3 de enero de 2011

¿Cómo afrontar un despido y qué hacer frente a ello?

En tiempos de crisis económica, o sin ella, es fundamental que sepas qué hay que hacer cuando en tu trabajo te pongan en la puta calle. Lo creas o no, a no ser que seas funcionario, esto te acabará pasando. ¿O acaso conoces a alguien que pase toda su vida laboral en la misma empresa? Por supuesto que te puedes esperar sentado a que el Gobierno haga alguna campaña informativa sobre el tema, porque su primer objetivo es no molestar a los empresarios, sobre todo a algunos. Lo primero que hay que aclarar es que en España el  despido es libre (con las excepciones de casos de maternidad, reducción de jornada y ser delegado de personal) siempre que la empresa te lo comunique por escrito (no es necesario preaviso) y en esa carta indiquen una causa (aunque sea falsa o absurda). Es decir, que hace más de 30 años que en España no existen los contratos fijos. Los que la gente llama "fijos" son en realidad los contratos indefinidos y se llaman así porque no sabes cuándo se van a acabar. Así de triste y así de sencillo.

Ser despedido no es plato de gusto; pero tiene una cosa buena. Consiste en que desde el momento en que sepas que te van a despedir tendrás la sartén por el mango hasta que el despido se haga realidad y/o haya sentencia. En este artículo, y en general en toda la web y los libros de Laboro, se pretende que aprendas a manejar la sartén cuando la tienes controlada.

¿HAY QUE FIRMAR LA CARTA DE DESPIDO?

Si quieres asegurarte de cobrar el máximo legal posible e incluso tener la posibilidad de ser readmitido, jamás hay que firmar la carta de despido. Ni poniendo "no conforme" ni nada. La carta puede tener mil trucos y puede que no tengas la capacidad de análisis jurídico suficiente para darte cuenta de ellos. Por tanto, si quieren comunicarte un despido que te lo manden por burofax. Con eso sólo demuestran que te lo han comunicado, pero no está probado que el contenido de la carta sea cierto, ni que estés de acuerdo, ni que hayas recibido ninguna cantidad. El burofax sólo demuestra que te han dicho lo que pone en él.

De todas formas, no pasa nada si ya has firmado la carta sin poner "no conforme", porque la jurisprudencia confirma que aún así se puede demandar por despido y/o contra el importe si no es el correcto. A no ser (he visto casos) que hayas sido tan tonto de firmar una supuesta carta de despido que en realidad dice que presentas tu baja voluntaria o que se rescinde el contrato de mutuo acuerdo. Las cosas que no se entienden o que no se leen no se firman, y menos aún si se niegan a darte una copia antes de firmarla.

Cuando te niegues a firmar, en muchos casos te pasará que te dirán que te van a dejar de pagar, o que no te van a dar los papeles del paro, o incluso que te lo van a quitar... Haz el mismo caso que si te dijeran que 007 te va a robar los lacasitos. Incluso te puedes reír en la cara de quien te lo diga, como primera prueba de uso del mango de la sartén. ¿Qué va a hacer si se enfada, despedirte? ¡Pero si eso es lo que ya sabes que quieren hacer de todas formas! Debes saber que contra todas esas medidas hay contramedidas muy eficaces que harán que el despido, si finalmente se produce, les salga muchísimo más caro. Así que no hay que temer el acoso, sino todo lo contrario. Ojalá te lo apliquen porque saldrás beneficiado econonómicamente de él. Por hacer un breve resumen: no te pueden quitar el paro ni aunque no te den "los papeles" y si te dejan de pagar podrás poner una demanda judicial de rescisión voluntaria de contrato, por la que te autodespides con la indemnización máxima, con derecho a paro y cobrando la deuda con un 10% de interés anual. 

Mientras que no firmes la carta y no te la manden por burofax sigues siendo trabajador de la empresa y tienes que seguir yendo a trabajar y seguir cobrando y de alta en la Seguridad Social. Si no te dejan entrar no tienes que quedarte en la puerta esperando sino que ese mismo día puedes poner una demanda por despido tácito

Es decir un despido que se hace por la vía de los hechos, sin comunicárselo expresamente al trabajador. Si te dejan entrar pero no te dan ocupación podrías poner demanda de rescisión voluntaria, con las consecuencias que expliqué antes. Si te dejan de pagar eliges entre poner una demanda para sólo cobrar la deuda o bien (cuando te deban al menos 3 meses) poner una demanda de rescisión voluntaria.

En el momento en que te manden el burofax ya estás despedido para la fecha de despido que diga en el propio burofax. Si es el mismo día, ya te puedes ir del trabajo sin acabar tu jornada. Ten en cuenta que, si el despido es para fecha posterior, la empresa se puede volver atrás mandándote otro burofax, pero eso sólo lo pueden hacer hasta la fecha del acto de conciliación, como explicaré luego.

Bien, pues ya tienes tu carta de despido enviada por burofax. Con eso ya puedes pedir el paro. También necesitarás el certificado de cotizaciones, que te tiene que dar la empresa. Si no te lo quieren dar puedes denunciarlo en Inspección de Trabajo y el paro lo podrás pedir con tu copia de esa denuncia. Cobrarás el paro igual y a la empresa la sancionarán. Ahora hay que actuar según el tipo de despido que la empresa diga en la carta que te han mandado. Tendrás 20 días hábiles de plazo. La carta puede decir muchas cosas que incluso pueden ser mentira, pero lo importante es si en la carta reconocen o no, textualmente, que el despido es improcedente.


QUÉ HACER EN CASO DE FIN DE CONTRATO.

Se trata de un fin de contrato temporal si en la carta lo dice así y además no reconocen que es un despido improcedente. También puede suceder, sobre todo si es un contrato de menos de un año, que no haya carta de despido, sino sólo una carta de finiquito o nada en absoluto.

Es el caso más habitual y también el más desaprovechado por parte de los trabajadores, ya que en la inmensa mayoría de casos será un contrato temporal en fraude de ley, con lo que podrían demandar fácilmente y cobrar muchísimo más dinero.

QUÉ HACER EN CASO DE DESPIDO DISCIPLINARIO.

Se trata de un despido disciplinario, que no tiene indemnización, solamente si en la carta dice que has cometido una falta cuya sanción es el despido y además no reconocen que este despido es improcedente.

En este tipo de despido tienes que demandar siempre, porque si no no cobrarás las indemnización, aunque sí que deberías cobrar el resto del finiquito. Si se llega a juicio, será la empresa la que tendrá que demostrar que los hechos existen, que los has cometido tú y que son graves y culpables. No eres tú quien tiene que demostrar lo contrario. Por tanto tienes el juicio ganado si no has hecho nada, o incluso aunque hubieras hecho algo, porque tendría que ser muy grave para justificar el despido, ya que si es menos grave le corresponde una sanción de empleo y sueldo, no un despido. Además, en muchísimos casos la empresa ni siquiera podrá demostrar la existencia de los hechos.

En cuanto a la veracidad de los hechos, planteate esta pregunta: ¿qué haría una empresa si la demandaras para que te pagaran las horas extras que haces sin cobrar? Lo más probable (por no decir seguro) es que negarían la mayor, es decir negarían que hubieras hecho esas horas y tú tendrías que demostrar que has hecho todas y cada una de ellas. Es decir, la empresa no se pondría a discutir delante del juez si las horas extras que has hecho te las han compensado de otra forma, o si eran muchas o pocas... simplemente niegan el hecho y ya está. Pues en caso de despido disciplinario un empleado se puede plantear aplicarles su propia medicina; es decir, negarlo todo aunque sea verdad.

QUÉ HACER EN CASO DE DESPIDO OBJETIVO.

Se trata de un despido objetivo, que lleva una indemnización de 20 días por año, cuando en la carta dice que te finalizan el contrato por causas económicas, organizativas o de producción y no reconocen que este despido es improcedente. 

Para que el despido objetivo sea válido, la empresa te lo tiene que preavisar por escrito con 30 días de antelación, te tiene que dar un permiso de 6 horas semanales para buscar trabajo (no tienes que presentar ningún justificante de lo que has hecho con esas horas) y sobre todo el mismo día que te presenten la comunicación te tienen que pagar la indemnización de 20 días brutos con pagas extras por año de servicio.

El despido objetivo no sería correcto si no cumplen todos los requisitos y/o no existiera la causa objetiva o bien no fuera lo suficientemente grave para justificar que tu despido esnecesario para asegurar la buena marcha de la empresa. Si el despido objetivo no es correcto puedes demandar.

Por tanto la empresa no puede hacerte un despido objetivo porque le venga bien, por ejemplo para ganar más o porque ya no le convengas como empleado. En la carta deberán indicar la causa de este despido objetivo y en el juicio la empresa (copio textualmente de la legislación vigente) "acreditará la decisión extintiva en causas económicas, con el fin de contribuir a la superación de situaciones económicas negativas, o en causas técnicas, organizativas o de producción, para superar las dificultades que impidan el buen  funcionamiento de la empresa, ya sea por su posición competitiva en el mercado o por exigencias de la  demanda, a través de una mejor organización de los recursos". En el juicio tendrán que demostrar documentalmente que es cierta y justificativa la causa de la carta. Ya no podrán alegar otras. 

QUÉ HACER EN CASO DE DESPIDO VERBAL.

El típico caso de "mañana no vuelvas" es el más fácil de ganar en el juzgado. Este despido lo suele hacer el típico empresario mafioso. Suele acompañarlo de amenazas de todo tipo, como quitar el paro, impedir que vuelvas a encontrar trabajo... No hay que hacerle ni puto caso. Todo eso que dice no puede hacerlo ni aunque quisiera, si es que además supiera. Su único objetivo es darte de baja en la SS y que se te pase el plazo de 20 días hábiles que tienes para demandar.

En estos casos no hay que perder el tiempo y hay que demandar inmediatamente, además de poner una denuncia en Inspección de Trabajo relatando el despido verbal y las amenazas. De paso, en la denuncia podemos contarle al inspector el resto de irregularidades que siguen pasando en la empresa.

QUÉ HACER EN CASO DE ERE.

Un ERE es un despido objetivo que afecta a toda la plantilla o a una gran parte. Hay un baremo en el Estatuto de los Trabajadores. Por tanto, el principal requisito para que puedan hacer un ERE es que deben existir las mismas causas que en el despido objetivo (económicas, organizativas o de producción), que sean suficientemente graves y que la empresa las pruebe. Pero además hay otros requisitos, como abrir un período de negociación que debe durar al menos 30 días. Una vez iniciado el ERE, puede finalizar con la firma o sin la firma de los trabajadores.

Si los trabajadores son poco avispados y firman el ERE en el día de negociación nº X, la autoridad laboral lo aprueba siempre sin mirarlo y los trabajadores cobran y cotizan esos X días al importe normal y la indemnización que se acuerde, que no puede ser superior a 20 días por año, pero sí superior.

Si los trabajadores son listos y no firman, pasan los 30 días y entonces la autoridad laboral examina las pruebas que le presente la empresa. Si aprueba el ERE, los trabajadores cobran y cotizan al importe normal hasta el mismo día en que lo aprueben. Esto quiere decir que cobrarán los 30 días mínimos que debe durar el período de negociación y aparte todos los días que tarde la autoridad en aprobar el ERE, que no son pocos. Aparte cobran la indemnización, que será siempre de 20 días por año. Pero también puede pasar que la autoridad no apruebe el ERE, especialmente si las causas del mismo que alegue la empresa no sean lo suficientemente graves o no justifiquen un ERE o no estén bien demostradas o no sean más que especulaciones sobre el futuro. Por tanto, ante un ERE hay que seguir estos consejos:

Si la empresa ofrece la indemnización mínima (20 días por año) o poco más, no firméis jamás. En el peor de los casos la autoridad se lo aprobará, con lo que cobraréis la misma indemnización, pero también cobraréis y cotizaréis vuestros sueldos íntegros hasta el día en el que lo aprueben.

Si la empresa ofrece una buena indemnización (mínimo 33 días), firmad sólo si estáis seguros de que la existencia de la empresa completa peligra; pero firmad al día nº 30, para cobrar y cotizar ese mes. Ojo, que no vale que la empresa gane menos dinero, o que se quieran trasladar, o que quieran cerrar un departamento o una sede completa porque da pérdidas.

Todo eso no es causa legal de ERE. El ERE es la última medida para salvar la empresa. Nunca es válido si es una medida para aumentar los beneficios globales o para deshacerse de plantilla sobrante. El importe de cada día de indemnización se calcula dividiendo la base de cotización de la última nómina (actualizada con las últimas tablas salariales) entre el nº de días del mes. Si no cobráis lo mismo todos los meses (por ejemplo porque cobráis incentivos), entonces se suman las bases de cotización de los últimos 12 meses y se divide por 360 (ojo, no por 365).

Si el ERE es discriminatorio no lo firméis nunca y comunicad esas causas de discriminación a la autoridad laboral, con lo que lo más probable es que no lo aprueben. Causas de discriminación son que entre los despedidos haya un porcentaje superior al esperado de mujeres en reducción de jornada, mujeres embarazadas, afiliados a un sindicato; o bien que no se despida a ninguno de los que lo firman, o que la indemnización no sea la misma para todos. Por ejemplo, habría discriminación clara si en la empresa hay un 10% de mujeres con reducción de jornada, pero son el 30% de las despedidas.

Aunque te incluyan en un ERE firmado y aprobado, puedes demandar por despido improcedente si el ERE no es correcto por tener defecto de causa, por ser discriminatorio o por no estar firmado por los representantes legales, que son los que hayan sido elegidos en unas elecciones sindicales celebradas hace menos de 4 años.

QUÉ HACER EN CASO DE DESPIDO IMPROCEDENTE.

Este tipo de despido se produce cuando en la carta alegan cualquier causa de despido (aunque sea falsa o insuficiente) de las indicadas antes o de cualquier otro tipo y también reconocen que es un despido improcedente. El objetivo de reconocerlo es ahorrarse los salarios de tramitación; pero para conseguirlo, la carta de despido tendrá que cumplir estos requisitos: Se tiene que reconocer que el despido es improcedente.

En el plazo de 48 horas desde que manden el burofax (no desde que lo recibas) tienen que ingresar el importe completo de la indemnización (pero no del finiquito) en la cuenta del juzgado de lo social.

El importe de la indemnización debe estar perfectamente desglosado en el burofax, indicando cuál es tu antigüedad, cuántos días de indemnización te pagan por esa antigüedad y cuál es el importe de cada uno de esos días.

La antigüedad, el nº de días de indemnización y el importe de cada día deben ser correctos. El importe de cada día de indemnización se calcula, aproximandamente, dividiendo la base de cotización de una nómina del mismo año y que no tenga bajas entre el nº de días del mes. Si no se cumple cualquiera de estos requisitos, el reconocimiento de improcedencia que ha hecho la empresa no será válido. El último requisito exige que no hayas cobrado en nómina menos de lo que te corresponde legalmente, ya que si el salario mensual está mal, el importe del día también estará mal. Eso quiere decir que si has cobrado en nómina menos de lo correcto jamás será válido el reconocimiento de improcedencia.

Como los empresarios son unos malvados, en el 99% de los casos pagan menos de lo que corresponde según las tablas salariales actualizadas del convenio aplicable. Incluso en algunos casos no aplican el convenio que tienen que aplicar obligatoriamente, sino otro con salarios más bajos o incluso ningún convenio. 

En otros casos no han aplicado la subida anual, o se les "olvida" pagar un plus que es obligatorio según convenio, o te pagan como auxiliar administrativo aunque trabajes como arquitecto. Da lo mismo cuál la causa por la que hayas cobrado menos. Lo importante es que en ese caso puedes demandar contra el despido, lo cual supone cobrar los salarios de tramitación aparte de la indemnización o bien cobrar sólo los salarios de tramitación y ser readmitido.

LA DEMANDA.

El objetivo de la demanda es cobrar el máximo legal , que normalmente serán los salarios de tramitación (tu sueldo completo de todo lo que dure el proceso) y una indemnización de 45 días brutos con pagas extras por año de servicio. La demanda puede ser totalmente gratuita, sin riesgo alguno de pagar costas ni abogados de la empresa ni aunque pierdas.

Cuando finalmente seas despedido por cualquiera de los métodos anteriores, tienes que acudir a un profesional con la copia de la carta, de tu contrato y de tus 12 últimas nóminas. Que te las examine y podrás demandar por cualquiera de las causas explicadas antes para que sea el juez (no la empresa) el que califique el despido como improcedente. 

Para demandar tienes 20 días hábiles (no se cuentan sábados, domingos ni festivos) de plazo desde que se hizo efectivo el despido, que será tu último día de trabajo o de vacaciones, si las dejaron para el final. Para generar más salarios de tramitación es aconsejable apurarlos, pero no del todo. El profesional te hará la cuenta de lo que te deben realmente, tanto de indemnización como de finiquito, como por haber cobrado menos de lo que diga el convenio. 

Digamos que se pone la solicitud de acto de conciliación al día hábil nº 15 (3 semanas después de tu último día de trabajo). Darán fecha para un par de semanas después. La empresa puede readmitirte, mediante burofax, en cualquier momento hasta el acto de conciliación. Después del acto de conciliación ya no pueden readmitirte hasta que haya juicio y sentencia. Pasarán fácilmente 3 ó 4 meses más. En el juicio, lo más probable es que el juez califique el despido como improcedente. 

La empresa  tendrá dos opciones a ejercer en 5 días:

Readmitirte en tu mismo puesto, igual que pudieron hacer antes del acto de conciliación. Tendrán que pagarte y cotizar los salarios de tramitación de todo el tiempo que haya pasado entre el despido y la reamisión. También tendrán que pagarte lo que te deban por haber cobrado menos de lo que diga el convenio aplicable.

Confirmar tu despido, pagándote lo mismo que en caso de readmisión y además la indemnización de 45 días de salario bruto con pagas extras por año de servicio, calculada con tu salario correcto según convenio aplicable.

Si la empresa opta por la readmisión y no quieres volver, tendrán que pagarte igual los salarios de tramitación y la deuda. No podrías cobrar el paro en ese momento; pero el tiempo cotizado se te guarda y podrás cobrar el paro hasta 6 años después, en cuanto tengas cualquier otro contrato que acabe por causas ajenas a tu voluntad y que te dure al menos 3 meses.