jueves, 4 de noviembre de 2010

Extinción de condominio.

¿Qué es la extinción de condominio?

Derecho de la propiedad existente a favor de varias personas sobre un bien inmueble bajo la forma de cuotas partes, ideales o partes ideales, es decir, fracciones. Permite que cada copropietario usar de la cosa bajo la condición de respetar los derechos recurrentes de los otros, gozar de ella y en principio disponer del bien libremente, en la medida de su cuota parte.
Art 100. Ley 108-05.

Es el derecho en virtud del cual las distintas partes de un inmueble con independencia funcional y salida directa o inderecta a la vía publica, se establecen como propiedad exclusiva de una o más personas, las que a su vez son copropietarias indivisas sobre las partes comunes.


¿Cuándo aplicar la extinción de condominio?

Esta figura, está dirigida a personas que son copropietarios de una vivienda, y una de las partes se quiere quedar con el 100% de la propiedad.

Los casos más frecuentes vienen dados por las separaciones/divorcios entre las parejas en que cada uno es propietario de un 50% de la vivienda habitual, y uno de ellos quiere comprar a la otra parte el 50%.

También en los casos de herencia, en los cuales son varios los titulares que heredan una propiedad y uno de ellos quiere comprar al resto su parte.


VENTAJAS.
Fiscales.

En lugar de pagar el 7% del TP (trasmisiones patrimoniales) se paga el 1% de AJD (actos jurídicos documentados), con lo cual hay un ahorro importante en impuestos.

IRPF.
 
En lugar de desgravarte un 50% por adquisición de vivienda habitual, se puede desgravar el total de la hipoteca que se solicita.

Inconvenientes.

No se puede realizar siempre. EJEMPLO. Si lo que se quiere es que el 50% de la vivienda, se lo quede tu nueva pareja, es una COMPRA VENTA, y no una disolución lo que se debe hacer. Para que se pueda realizar una disolución, ese 50% se lo ha de quedar el que ya es propietario del otro 50%.


TRAMITACIÓN.

1. LLegar a un acuerdo en la cantidad a entregar a la parte que vende. En principio si hay acuerdo, nadie se va a meter en el valor que se dé por el inmueble. Una vez que se tenga claro cual es el valor que se va a dar por el inmueble, se descuenta lo que queda de hipoteca (que se la quedara quien lo adquiera) y el resultado se divide entre dos. Esa cantidad será la que tengas que darle a la parte vendedora.
2. Hablar con el banco. Hay que ver si conceden la nueva hipoteca ( por cantidad solicitada y por riesgo). El banco hará su propia tasación oficial (que hay que pagarla)
3. Si el banco le concede la nueva hipoteca, ellos mismos se encargan de hablar con la notaría, la cual preprara todos los papeles necesarios para la firma y allí se hace la entrega del cheque a la otra parte.
4. Todos los gastos de estos trámites los paga la parte que compra, a excepción de la plusvalía que la debe pagar el que vende.